Como crear un buen altar con Vastu Shastra

Como crear un buen altar con Vastu Shastra

Según el yogui americano Swami Kriyananda, tu verdadero altar es tu propia conciencia. Sin embargo, tener un símbolo fuera de ti como un altar, simboliza una gran ayuda para reconectarte con es parte de tu Ser. Es importante tener un buen altar y por eso, he querido escribir este post sobre como crear un buen altar con Vastu Shastra.

Un buen altar invita a adentrarse en un espacio sagrado donde recargarse, meditar, pensar, desconectar de los problemas, encontrar la paz interior y, sobre todo, reconectar con tu verdadera esencia.

Aquí he querido reunir los requisitos más importas que has de tener en cuenta para crear un buen altar en tu casa u oficina.

 

¿Cómo crear un buen altar para orar o meditar?

Lo más importante es la conciencia que pongas a la hora de crearlo: el amor, cuidado y delicadeza que pongas. Aunque no lo parezca, ¡el cómo lo hagas dejará su propia huella y vibración!

También te recomiendo escoger solamente materiales, objetos e imágenes cargados de significado para ti y que transmitan buena vibra.

A continuación, te explico 7 requisitos prácticos que debes tener en cuenta.

Son los siguientes:

 

1. Ubicación Noreste es la mejor dentro de tu casa o espacio de trabajo

Según las directrices del Vastu Purusha Mandala, el Noreste es la mejor zona dentro de la casa para tener un altar, sala de yoga o meditación.

En India le llaman “Puja room” o también “mandir”. Mucha gente lo coloca en la cocina pero esto se debe más bien a razones prácticas. Cada caso es un mundo y la mejor ubicación puede variar en función del espacio que tengamos pero ten en cuenta que el sitio ideal es la zona Noreste de la casa u oficina.

 

2. Oriéntalo al Norte o Este

La pared donde lo coloques ha de estar orientada al Norte o al Este de forma que tú mires a una de estas direcciones cada vez que te sientes frente al altar a orar o meditar.

Casi todos los templos e iglesias están orientados al Norte o Este y esto no es por casualidad. ¡Las razones son varias! Algunas cargadas de simbolismo y otras son meramente energéticas.

Por ejemplo, en el Cristianismo el Este se le relaciona con el sol naciente y la segunda venida de Cristo.

Según el Vastu Shastra y la ciencia del Yoga, hay ciertas corrientes magnéticas que fluyen de Este a Oeste, debido al movimiento de rotación de la Tierra

Por lo tanto, si te sientas mirando al Este, recibirás los beneficios de estas corrientes. Según los yoguis, la orientación Este ayuda a alcanzar la iluminación y el Norte, la liberación. Por lo que cualquiera de estas direcciones es buena.

Y ahora quizá te estés preguntando: ¿Qué dirección es la mejor? ¿Este o Norte?

Según la ciencia del yoga, es mejor mirar al Este porque uno debe alcanzar la iluminación antes de liberarse de todo su karma.

 

3. Colócalo a una altura media-alta, nunca a nivel de suelo

Tal y como su nombre indica, un altar es un espacio en alto. En el plano físico, es como un espejo de tu conciencia con la función de elevarte a estados superiores de conciencia. Con lo cual, nunca ha de colocarse a ras de suelo. (Es lógica pura…)

Yo diría que su altura ideal ha de estar siempre por encima del ombligo, sobre todo, cuando te sientes frente a él a rezar, orar o meditar.

Además, recomiendo cubrirlo con una tela de seda para neutralizar la posible influencia negativa de las corrientes magnéticas verticales, procedentes del subsuelo.

 

4. Emplea los 4 elementos básicos: agua, aire, fuego, tierra y éter

Para un buen flujo energético en el espacio, el Vastu Shastra recomienda armonizar los 5 elementos básicos (Panchabhoota o Pancha Maha Bhuta): agua, aire, fuego, tierra y éter. En ayurveda, se considera que el cuerpo humano está formado de esos 5 elementos básicos y también han de estar en armonía para que la energía pránica fluya correctamente.

Así que, para tu altar, recomiendo usar estos elementos a la vez para activar la energía, aportar dinamismo a tu práctica y estimular estos elementos ya presentes en ti:

  • Agua: una copa con agua o jarrón de agua con flores
  • Aire: incienso o quemador de esencia
  • Fuego: velas o lámparas de aceite, siempre en número impar.
  • Tierra: gemas y cuarzos que estén en armonía con tu energía.
  • Éter: la superficie vertical por encima del altar ha de tener suficiente espacio vacío para que la energía fluya. Por ejemplo, no coloques un altar debajo de una escalera o una viga.

 

5. Usa colores armónicos

Mirar a un altar debería transmitirnos belleza, paz y bienestar por lo que recomiendo evitar el uso y combinación de colores estridentes. Desde el punto de vista de la cromoterapia, hay colores muy potentes que pueden aportarnos determinadas cualidades.

Aquí te doy algunos ejemplos:

  • el blanco simboliza pureza y aporta paz,
  • el verde es un color sanador que aporta bienestar,
  • el azul tiene un efecto calmante y expansivo para la mente,
  • el índigo y violeta son excelentes para fomentar la inspiración y trabajo espiritual…

Normalmente, nos sentimos atraídos por aquellos colores cuya cualidad más necesitamos así que… ¡sigue tu instinto a la hora de elegir!

 

6. Coloca solamente figuras e imágenes que te inspiren

Colocar fotografías de grandes Maestros o Santos ayuda a sintonizar tu conciencia con la de ellos. Te recomiendo que coloques solamente la de aquellos que tengan un especial significado para ti.

Un altar no es un bazar donde acumular souvenirs espirituales. La acumulación de cosas dispersará tu energía, en lugar de concentrarla. A veces, ¡menos es más!

Usa las figuras e imágenes que coloques como puntos de concentración e inspiración, a modo de puertas hacia la cualidad o dimensión que desees desarrollar en ti o en las demás personas del espacio.

Cámbialas cada cierto tiempo dependiendo de la ocasión, festividad o propósito de tu trabajo espiritual. Eso evitará que la energía se estanque.

 

7. Trátalo como un lugar sagrado, con orden y limpieza

El orden genera equilibrio y armonía visual. Éste es un factor clave si queremos conseguir paz mental cada vez que nos sentemos frente a él a orar o meditar.

La limpieza es también muy importante para que el altar desprenda “buena vibra”. Según las enseñanzas de Patanjali, la conciencia de libertad en cuerpo y mente, surge con la limpieza perfecta por lo que el altar debería reflejar este concepto.

Además, yo te invitaría a que cada vez que lo limpies, hagas una meditación activa. Puedes practicar japa, cantar algún mantra, orar o imaginar que estás limpiando de impurezas todo tu Ser.

La conciencia que pongas sobre el altar es importante, ¡trátalo como un espacio sagrado!

¡Espero que este artículo te haya resultado útil! Si tienes cualquier duda, no dudes en preguntarme lo que quieras abajo en la sección de comentarios.

¡Y…por cierto, mil gracias por compartir este post con aquellos a los que pueda interesarle!

Desde el altar de mi alma,

Julia

 

* Fotos: Julia de Dalalba

No Comments

Post a Comment
  He leído y acepto los términos y condiciones (leer)